Hay tangos en la vida, tan fuertes… ¡Yo no sé! Tangos como La comparsita; como si en ellos, la resaca de todo lo sufrido y lo bailado se empozara en el alma… ¡Yo no sé!

Son pocos; pero son… Caminito, Por una cabeza El día que me quieras, El porteñito, La morocha… Serán tal vez los tangos como bárbaros Atilas; o los heraldos negros que nos manda Tita Merello.

Son las caídas hondas de los compadritos del alma, de Fiorentino, el Polaco, Podestá, Discépolo, Troilo, Piazzolla, alguna melodía adorable que el tango blasfema. Esos golpes de bandoneón son las crepitaciones de algún arrabal, un amor, un corazón que en la puerta del horno se nos quema.

Y Gardel… Pobre… pobre! Vuelve los ojos, como cuando por sobre el hombro nos llama una palmada; vuelve los ojos locos, y todo lo bailado, lo bebido, se le empozaba, como charco de culpa, en la mirada.

Hay tangos en la vida, Malena, tan fuertes… Yo no sé!

 
los_heraldos_negros.cesar_vallejo.david_chavez.wiki_hmt7.txt · Última modificación: 2011/03/12 00:10 por david_chavez
 
Excepto donde se indique lo contrario, el contenido de esta wiki se autoriza bajo la siguiente licencia:CC Attribution-Noncommercial-Share Alike 3.0 Unported
Recent changes RSS feed Donate Powered by PHP Valid XHTML 1.0 Valid CSS Driven by DokuWiki